La literatura por e-mail, del fenómeno newsletter al Alt Lit

alt-lit

Con el auge de las redes sociales y de la mensajería instantánea parece que se había perdido el hecho de escribirse cartas entre amigos y familiares o de enviarse postales de Navidad o felicitaciones de cumpleaños…

Pero hay un modo de comunicación escrita que parece subsistir y que cada vez capta a más lectores a diario. Nos referimos al newsletter, una publicación breve que se envía a través del correo electrónico a quienes están subscritos.

El newsletter: la nueva literatura

De modo parecido a los subscritores de una revista convencional, las personas subscritas al newsletter de una página web o blog reciben periódicamente en las bandejas de entrada de sus correos electrónicos escritos breves que a priori son de su interés.

¿Podemos considerar esta práctica del marketing online como la nueva literatura por fascículos?

El correo electrónico nos permite crear filtros antispam y otras herramientas para escoger y personalizar qué leemos y de quién.

A diferencia de los textos de Internet, pertenecientes a un mundo online que permanece activo y en revisión y cambio las 24 horas, un newsletter contiene texto que podemos empezar y terminar de leer.

El newsletter nos aporta la sensación romántica de formar parte de un pequeño y selecto “club”, integrado por personas que tienen intereses similares a los tuyos.

Además, eso de que seleccionen para ti y te traigan las actualizaciones periódicas de un site o tema que te interesa es perfecto. Contrasta con la catarata de información de Facebook o de Twitter, que requiere de un gran esfuerzo de curación de contenidos.

La Alt Lit

¿Puede este tipo de textos convertirse en la nueva literatura?

De momento ya nos hace buscar nuevos momentos tanto para la escritura como para la lectura.

Numerosos autores llaman “Alt Lit” a estos textos que forman parte de los newsletters. El nombre podría venir del nombre de la tecla “Alt” del pc o ser un diminutivo de la palabra “alternativa”.

Venga de donde venga, muchos autores han transformado conversaciones a través de e-mail y de mensajes instantáneos en novelas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *