¿Con qué nos gusta fantasear a las mujeres?

girl-embarrassed-watching-porn

Tras largas décadas en las que el papel de la mujer en la industria de la pornografía quedaba reducido a mujer objeto como si de una muñeca hinchable se tratase y los hombres eran vistos como auténticas máquinas del sexo, llegó por fin el cine para adultos hecho por mujeres.

En una conversación con Erika Lust, realizadora de películas pornográficas femeninas, nos damos cuenta que el poder de estar detrás de las cámaras es muy grande y podemos transformar lo que nos han vendido como normal por realmente lo que queremos transmitir.

Lust es una de las grandes referencias en el rubro del cine porno femenino. Ella defiende que en la sociedad que vivimos donde todavía hay tanto camino por recorrer a nivel de igualdad de salarios y de derechos, el porno es una excelente vía de comunicar al mundo cómo queremos ser representadas también.

La principal diferencia entre el porno femenino y el tradicional, son los estereotipos que salen a la luz de estos filmes. Así, mientras que en el porno de toda la vida se presenta a la mujer en situaciones bastante machistas, Lust apuesta por ofrecer una imagen liberadora de la mujer representada en situaciones reales de placer con la que el público femenino logra identificarse.

Según Lust cuando la mujer pasa por un embarazo, la lactancia o la menopausia, su sexualidad cambia y suele buscar un catalizador para su erotismo, que a menudo pueden ser las novelas eróticas o el cine para adultos.

Si consumimos porno hecho por mujeres abriremos un diálogo sobre sexo y el significado que éste tiene para hombres y mujeres que en el porno tradicional no encontraremos. Lust asegura que la sexualidad es algo dinámico y cambiante en diferentes etapas de la vida, lo que lo convierte en algo muy liberador porque no te defines de forma específica toda tu vida.

¿Y a ti con qué te gusta fantasear?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *